¿Qué causa ansiedad?

Hay varias cosas que pueden contribuir a los síntomas de ansiedad y una de las más comunes puede ser parte de tu rutina diaria de la mañana.

La cafeína puede ser una causa directa de ansiedad, pero para muchos que sufren de ansiedad sigue siendo parte de su rutina matutina.

La comida también puede predisponerte a episodios de ansiedad.

Si luchas con un mal control del nivel de azúcar en la sangre, cuando tus niveles lleguen al límite, tendrás un riesgo mucho mayor de tener síntomas de ansiedad.

La reacción natural cuando los niveles de azúcar en la sangre son bajos es buscar un refrigerio azucarado que dispara azúcares en la sangre y te hace propenso a «altibajos» constantes.

Cuando en este punto es el consumo de azúcar lo que te produce esa sensación de ¨tranquilidad¨ ¡cuidado! Porque se está llegando a una línea muy delgada entre la obesidad y la diabetes.

Y cuando se cruza este puente el regreso puede ser difícil para bajar de peso y definitivamente imposible si de diabetes se trata.

La diabetes una vez adquirida es un ¡sí o si! cambio en el estilo de vida para no llegar a escenas terribles como un pie diabético, diálisis o ceguera, por solo mencionar algunas secuelas de la enfermedad si no se cuida.

REFERENCIAS: YouTube || Medline Plus

Y a su vez los niveles inestables de azúcar en la sangre, la cafeína y el estrés contribuyen a la ansiedad.

El estrés es otra causa importante de ansiedad.

El estrés viene en muchas formas diferentes: trabajo, escuela, relaciones, finanzas, alcohol y drogas, e incluso demasiada exposición al WIFI y dispositivos móviles.

Reducir la exposición a factores estresantes bajo tu control (cafeína, azúcar, alcohol, drogas recreativas, etc.) es el primer lugar para comenzar, lo que te permite mejorar tu respuesta a los factores de estrés que no están bajo tu control (es decir, tu carga de trabajo en la escuela o en la oficina).

Tu reacción a los factores estresantes es lo único que realmente puedes controlar y juega un papel masivo en lo bien que lidias con el estrés.

Si luchas con la ansiedad, es probable que tu sistema nervioso simpático esté demasiado acelerado en el modo «luchar o huir» (en el cual tu cerebro y tu cuerpo creen que huyes de un tigre o un león), cuando en realidad son demasiados correos electrónicos o plazos de trabajo por cumplir.

Si reaccionas de manera constante a los factores estresantes, puedes programar eficazmente tu sistema nervioso para que siempre «responda de manera exagerada» al estrés, lo que provocará síntomas de ansiedad.

Este es otro punto importante a considerar, todos tenemos problemas y responsabilidades… solo hay que aprender a darle su justo peso. Entiendo que no es sencillo, pero ahí radica el secreto.

La buena noticia es que puedes reprogramar tu respuesta al estrés y desarrollar una mejor capacidad de recuperación para enfrentarlo.

Reprogramar tu sistema nervioso con algunos ejercicios suaves o «hackeos» de estilo de vida te ayudará a reiniciar tu hiperactivo sistema nervioso de «luchar o huir».

Una forma saludable que ayuda mucho a reducir el estrés y a su vez la ansiedad es el hacer ejercicio, meditación, tomarse un tiempo para uno y escuchar música, cantar… bueno, hasta gritar ayuda a sacar el estrés.

En sí… es algo así como ¨desconectarte de tu entorno para conectarte con tu mundo interno¨.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *