Month: May 2017

El arte detrás de las manualidades

Existes varios materiales con los que se pueden hacer grandes trabajos manuales sin que resulten tan caros ni peligrosos si se trabaja en especial con pequeños.

Y existen proyectos que requieren de materiales que ya tenemos en casa y podemos reciclar sin mayor problema para convertirlos en un nuevo objeto, para adornar un espacio especial o una fiesta o sencillamente para poner la creatividad a todo lo que da.

El practicar y trabajar con los más pequeños o con personas que gustan de aprender cosas nuevas, el arte de las manualidades es una gran ventana ya que te permitirá conocer las texturas, pros y contras de los materiales y el manejo de herramientas.

Entre los materiales tenemos por ejemplo el fieltro para manualidades rápidas y coloridas en donde a pesar de ser una tela, en muchas de las ocasiones no requiere de costuras hechas con máquina de coser  ni dobladillos. Esto es una enorme ventaja para esos proyectos que requieren de muchos “clones”.

Ahora que si eres de las que gusta que las cosas duren y perduren, por supuesto que es un material que bien lo puedes coser sin mayor problema.

Otro material ideal para las manualidades es el foami. Económico y versátil hasta el grado de que ahora lo podrás encontrar en muchos más colores, que incluyen brillantina o el grabado de texturas

Entre grosores y tamaños, este material es uno de los más usados incluyendo los jardín de niños, donde las maestras se dan vuelo con lindas creaciones para llamar la atención de sus alumnitos.

Otro material que es altamente versátil es el papel, ya sea de colores o texturas, es un material con el que podrás dar colorido y expresión a innumerables formas.

De hecho, existe toda una técnica milenaria que se basa tan solo en el doblado del papel ¿ya sabrás a cuál me refiero, cierto? Sí, al origami.

El origami es un arte japonés en donde tuvo sus comienzos al doblar las letras y el papel para envolver los artículos.

Llevado después como un estilo de vida bien regulado vino con el advenimiento de la sociedad del samurai que dio lugar al arte del plegamiento del papel para los propósitos prácticos y formales.

Gracias a esta técnica del origami en donde puedes construir formas concretas, aquí un dato interesante, gracias a Friedrich Wilhelm August Fröbel (1782-1852), quien implementara un método de enseñanza para los educadores alemanes de mediados del siglo XIX da como origen el origami tradicional europeo.

Fue entonces nuestro ilustre Friedrich quien convirtiera el arte del plegado del papel lo que originó la creación de hacer varias formas geométricas siendo ampliamente adoptado particularmente en las guarderías japonesas.

Bueno, gracias a este nuevo giro del origami, el “arte” de hacer “arte” con el papel es lo que tenemos hasta nuestros días.

Otro de los materiales que es ideal para hacer manualidades es el trabajar con arcilla y/o plastilina. El trabajar con este tipo de materiales ayuda a la perspectiva, al manejo de los detalles y especialmente a ser muy observador.

Junto a los materiales, viene otro sector muy interesante que se aprende y se explota como es el manejo de las herramientas.

Algo tan sencillo como el saber usar una regla y un lápiz, pasando por saber manejar las tijeras y el tan útil y peligroso cutter si no se hace adecuadamente.

Otras son las herramientas que se pueden usar durante el recorrido y es solo con el uso de los materiales y una creatividad en acción cuando será necesario usarlos, todo para darle vida a nuevos objetos a través de las manualidades.

Propiedades del material requeridas para el diseño

Las propiedades que deben ser consideradas por los diseñadores al especificar los productos de construcción de estructuras de acero son:

  • Fuerza
  • Tenacidad
  • Ductilidad
  • Soldabilidad

Para el diseño, las propiedades mecánicas se derivan de los valores mínimos especificados en la norma del producto correspondiente.

La soldabilidad se determina por el contenido químico de la aleación, que se rige por los límites en el producto estándar.

La durabilidad depende del tipo particular de la aleación (acero de carbón ordinario, acero del intemperie o acero inoxidable).

El acero deriva sus propiedades mecánicas de una combinación de composición química, tratamiento térmico y procesos de fabricación.

Si bien el componente principal del acero es el hierro, la adición de cantidades muy pequeñas de otros elementos pueden tener un efecto marcado sobre las propiedades del acero.

La resistencia del acero puede aumentarse mediante la adición de aleaciones como manganeso, niobio y vanadio.

Sin embargo, estas adiciones de aleación también pueden afectar negativamente a otras propiedades, tales como ductilidad, tenacidad y soldabilidad.

Minimizar el nivel de azufre puede mejorar la ductilidad y la dureza se puede mejorar mediante la adición de níquel.

La composición química para cada especificación de acero es por lo tanto cuidadosamente equilibrada y probada durante su producción para asegurar que se alcancen las propiedades adecuadas.

Los elementos de aleación también producen una respuesta diferente cuando el material se somete a tratamientos térmicos que implican enfriamiento a una velocidad prescrita desde una temperatura particular.

El proceso de fabricación puede implicar combinaciones de tratamiento térmico y trabajo mecánico que son de importancia crítica para el rendimiento del acero.

El trabajo mecánico tiene lugar a medida que el acero se está enrollando o se forma. Cuanto más se enrolla el acero, más fuerte se vuelve.

Este efecto es evidente en las normas de materiales, que tienden a especificar niveles de reducción de la resistencia a la deformación con aumento del grosor del material.

Estos son solo algunos elementos importantes a tomar en cuenta cuando se desea trabajar con materiales que contengan acero, de ahí la importancia de contar con proveedores que puedan apoyarte en identificar tanto el material como la calidad del mismo para tu proyecto en particular.

La empresa Metalitec se especializa en este rubro por lo que el contactarlos podría darte una mejor idea  para conocerlos y mejor aún, trabajar en equipo con ellos.

TUTORIAL: Dele a tus viejas macetas un maquillaje de color

Este tutorial de manualidades combina dos de mis pasiones actuales: las plantas de interior y la fabulosa cerámica. Tengo una creciente colección de cerámica y me encanta albergar todas mis plantas en ollas hechas a mano, en ocasione mi presupuesto no da para tanto.

Así que decidí hacer mis propias ollas con plantas únicas. Los resultados son ollas totalmente transformadas con una decoración hecha con grandes pinceladas.

Puedes encontrar en el mercado ollas de cerámica y tazones grande y profundos que no cuesten mucho. Esto se consigue cuando son sencillos y generalmente son de un acabado un tanto tosco.

Después de colocar pintura intrépida, ahora tengo dos plantadores magníficos para las suculentas y un jardín herboso para colocar en mi cocina y darle un espacio vivo.

Déjame mostrarte lo fácil que es hacerlo tu misma.

Materiales:

  • Ollas, cuencos u otros recipientes
  • Pintura de tu preferencias de secado rápido a base de agua, de preferencia que tenga un acabado brillante. Busca aquella pintura que puedas usar sobre cerámica, viejos esmaltes, vidrio, fibra de vidrio y laminados.
  • Pintura que servirá como primer
  • Brocha de pintura de 3 cm (1 pulgada) de ancho
  • La paleta de mezcla (una placa de papel o de plástico, o una tapa de plástico grande son buenas opciones)

Dar a viejos botes una nueva vida con la pintura: En lo personal utilicé colores crema, naranja, rosa y blanco, y creé otras tonales al mezclarlos juntos.

Empecemos:

  1. Preparación de la superficie de las plantas

Lavar a fondo cada recipiente para eliminar la suciedad o grasa y dejarlas a un lado para secar al aire.

Pintar las ollas con imprimación y dejar secar. No te sientas tentado a saltar este paso esencial – la imprimación está diseñada para proporcionar una adhesión excepcional para su pintura en superficies brillantes y duras.

  1. Pintar el color base.

Dar a cada olla una capa o dos (si es necesario) de pintura crema.

  1. Decorar con rasgos de escobillos amplios.

Comienza con pintura naranja. El objetivo es tener pinceladas visibles, para limpiar el exceso de pintura de su pincel antes de empezar a pintar.

Pintar largos trazos horizontales y diagonales alrededor de la olla, dejando alrededor de la mitad del color de la crema para que se muestre esta base de color crema, dejar que se seque.

A continuación, agrega los colores uno a la vez. Mezclé partes casi iguales de rosa, naranja y blanco para hacer un color melocotón suave .

El uso de fuertes pinceladas al pintar partes de color naranja, asegurándose de que tus pinceladas comienzan y terminan en diferentes lugares, lo que estamos buscando son una especie de “rayaduras” no el brindar un color uniforme.

No esperes a que la pintura se seque al aplicar estos colores adicionales, ya que estamos buscando que se produzca alguna mezcla mientras se pinta. El efecto final deben ser capas con un aspecto textural.

Cuando la pintura esté seca, añade algunas uvas finales en crema y / o blanco, recordando no cargar el pincel con demasiada pintura. Un par de golpes en direcciones opuestas agregará dimensión y movimiento y crean profundidad.

El trazo de pincel vertical blanco en la olla a continuación añade un toque final.

Al pintar, ten en cuenta la forma del recipiente. Para una maceta cuadrada mantén un diseño lineal para complementar su forma y para añadir más contraste a la redondez de una maceta redonda.

  1. Colocar las plantas

Cuando la pintura está completamente seca, puedes colocar las plantas a sus macetas. Elije las plantas que trabajen con el tamaño y la forma de las ollas.

Y voila! Le dimos un diseño de tendencia a nuestra macetas.