Month: December 2016

Cinco formas de arruinar tus pisos de madera

La madera es una opción clásica para usarla en los pisos, es un material atemporal que realza cualquier tipo de habitación.

Al elegir este material y por ser natural, llega a durar por décadas si se le da un mantenimiento de la forma correcta.

¿Y cómo podrías dar un mantenimiento adecuado a tus pisos de madera para que se mantengan en buen estado y qué es lo que hay que evitar para no arruinarlos?

Vamos a aprender a cuidar de tus pisos de madera.

Hay varias acciones que puedes estar haciendo y que podrían estar arruinando tus pisos sin darte cuenta, estos serían los errores más comunes que llegamos hacer:

Protección, tan sencillo como colocar un felpudo en las entradas hacia la casa, ya que este simple objeto permite quitar esos pequeños trozos de basura que se encuentran debajo de los zapatos y que son la causa de los roces que llega a sufrir la madera mientras se camina por el interior.

La protección debe usarse bien; es decir, no sólo se debe colocar el felpudo tal cual y ya todo está resuelto.

Es necesario colocarlo correctamente, ya que puede dañar el piso. Algunas personas llegan a clavar este objeto al piso, lo que invariablemente lo maltrata, o utilizan cinta de doble cara, lo que podría quitar la capa superior que protege el piso.

El usar artículos de limpieza muy duros, como los cepillos, llega a dañar la madera, causándole pequeños arañazos cada vez que se barre y que serán perceptibles pasado el tiempo.

Por ello es importante recurrir a cepillos suaves y al uso de microfibras.

El uso de demasiada agua también es perjudicial para un piso de madera, ya que una fregona muy mojada estaría dejando una estela de agua, la cual se podría filtrar y causar la expansión de los tablones.

Lo ideal es realizar esta tarea con fibras especiales, como las microfibras, y hacer una limpieza sin demasiada agua. Busca tener un piso limpio, no mojado.

maxresdefault

Y por último, te debes hacer experta para reconocer los productos de limpieza del mercado que sean aptos para un piso de madera.

Así que el arte de leer las etiquetas o preguntar en lugares donde venden pisos de madera son muy buenas opciones, ya que ellos conocen muy bien qué le viene bien a este singular material.

Para darte una idea general, al unir todas estas recomendaciones es que coloques un felpudo en cada puerta que conduce hacia el interior de tu hogar.

El material de este felpudo deberá ser blando y lo suficientemente pesado como para permanecer en su lugar y así evitar el uso de tachuelas o cinta adhesiva.

Compra una escoba de cerdas suaves y asegúrate de que los productos de limpieza que compras son adecuados para el tipo de piso que tienes.

Por último, pero no menos importante, limpia con un trapeador húmedo sin llegar a empaparlo y asegúrate de secar el piso tan pronto como sea posible.

Si encuentras arañazos menores o suciedad, trátalos inmediatamente, antes de que empeoren. Con esta acción no sólo te ahorrarás un mantenimiento que se pueda complicar, sino que también se ahorra tiempo, dinero y esfuerzo.

Si observas bien, no se requiere de un súper mantenimiento, ya que son acciones sencillas de hacer e implementar, lo que hará que tu piso de madera perdure bien por mucho tiempo.

La gran obra

La semana pasada decidí remodelar parcialmente la cocina de mi casa, especialmente los materiales de los que está hecha, por lo que averigüé dónde encontrar una tienda de cubiertas de mármol para cocina o para baños, ya que posiblemente cambiare los baños también.

Al hacer pocas averiguaciones, una amiga de mi esposa nos informó sobre una tienda a la cual ella ha ido por toda su vida y a donde también asistía su madre desde que ella era joven y recién casada, algo que instantáneamente me dio confianza, debido a que la antigüedad es muy importante para mí en todos los aspectos.

Al buscar aquella tienda, la cual encontré relativamente fácil, pasé por varias calles en su cercanía y por alguna razón comencé a pensar lo poco que sabemos de aquellos por quienes se nombraron las calles, algo que debería cambiar, ya que las calles y avenidas son nombradas bajo algún nombre por alguna buena razón y por grandes obras de cualquier tipo.

Me pasa muy seguido que el título de algún libro que este leyendo en el momento o algo que tenga que ver con él, en esta ocasión siendo el nombre de Alexander Von Humboldt, el nombre de una calle para muchos; sin embargo, es un nombre clave también para la ciencia y para la interpretación científica y metodológica del antiguo virreinato de la Nueva España; en otras palabras, lo que era México antes de su independencia.

Hace poco, aproximadamente semana y media, terminé de leer un libro llamado Las Anotaciones del Barón Alexander Von Humboldt sobre el Virreinato de la Nueva España, un relato detallado sobre las condiciones geográficas, meteorológicas, políticas, militares y sociales de la Nueva España.

alexandre_humboldtEste libro es tan solo parte de una obra de seis volúmenes que hacen la misma detallada descripción sobre todas las colonias, virreinatos, territorios y protectorados españoles en el continente americano; sin embargo, sus observaciones y anotaciones son un poco más inclinadas a la Nueva España por su tamaño y situación geográfica tan cercana a los Estados Unidos, una nación nueva en esos momentos, que mesmerizaba a toda Europa con el romanticismo de sus ideales republicanos, derechos de libertad, así como la mente brillante y científica de los padres fundadores.

No obstante, esta gran fama y magnetismo del ojo político mundial fue puesta a prueba tras publicarse las obras del Barón Alexander Von Humboldt  en Europa, una obra que se esparció como fuego en campo seco y se leyó vorazmente por las mentes más cultivadas del viejo continente.

El gran naturalista británico Charles Darwin expresó su opinión tras haber leído las obras de Von Humboldt en las siguientes líneas:

“Si es que antes admiraba al Barón Alexander Von Humboldt, ahora lo adoro”.

Si es que queremos entender el presente estado de nuestro país y de nuestra región latinoamericana, es más que necesario leer las grandes obras de Alexander Von Humboldt.