Month: October 2016

Un pequeño vistazo a una de las ciudades más grandes del mundo: la Ciudad de México

La mega Ciudad de México puede ser un lugar imponente para muchas personas, al grado de que si se encuentran de viaje y necesitan hacer una escala en la Ciudad, buscan algún hotel cerca del aeropuerto DF, para alojarse en ellos sin internarse en la “jungla de cemento”, como le suelen decir.

Y esto es cierto, por un lado. Efectivamente estamos frente a una de las ciudades más grandes y densas del mundo.

Su fisonomía ha cambiado en los últimos años y por esto mismo puede imponer aún más.

Pensar en transitar por alguna de sus avenidas y segundos pisos, sin mencionar las enormes distancias que tiene, puede hacer al más intrépido tomar sus debidas precauciones.

La cuestión es que sí, es grande y compleja, solo hay que buscar la forma de moverse, tal como cuando aprendemos a nadar, y podrás hacerlo sin “ahogarte”.

Quizás el hospedarse cerca del aeropuerto es muy buena idea, porque así podrás dejar tu equipaje para viajar ligero.

Si tu viaje te lo permite o con antelación te programaste para darte la oportunidad de conocer una de las ciudades con una historia importante y vibrante en uno de los Centros Históricos más importantes del continente americano, será una muy buena aventura.

A solo 6 kilómetros del aeropuerto se encuentra el Zócalo, que está en el primer cuadro de la ciudad, que es el mismísimo Centro Histórico.

a805

A este lugar podrás llegar por taxi desde tu hotel, por camión o por metro. Es aquí donde la Guía Roji es una muy buena alternativa.

México es una ciudad que nunca duerme, por lo que si llegas temprano a este lugar, tendrás tiempo para visitar entre el Templo Mayor, La Catedral Metropolitana, El Palacio Nacional, El Monte de Piedad o La Casa de Moneda.

Si decides moverte un poco más, podrás caminar por la Avenida Madero, la cual tiene un trazo que data de la época de la Colonia y por ella llegarás al Palacio de Bellas Artes y antes verás diversos lugares como el Palacio de Iturbide, la Casa de los Azulejos, el Templo de la Profesa.

Esta calle también alberga el Museo Nacional de Arte (MUNAL), el Templo Expiatorio Nacional de San Felipe de Jesús, ubicado a un costado del templo de San Francisco.

O visitar el Museo del Estanquillo, que exhibe la colección de juguetes que el escritor mexicano Carlos Monsiváis donó a la nación.

Al final de esta calle y en contra esquina del Palacio de Bellas Artes, verás a La Torre Latinoamericana que fue una de las torres más altas en la década de los 50’s.

Lo mejor de este paseo por la Av. Madero es que no deberás preocuparte por el cruce de calles y por los autos, ya que se ha cerrado para uso exclusivo del peatón.

Creo que para estas alturas ya tendrás hambre, por lo que visitar la Casa de los Azulejos para comer sería una muy buena idea y así verás lo majestuoso del lugar.

O si prefieres, puedes caminar a la vuelta, sobre la Av. 5 de Mayo encontrarás la cantina La Ópera, donde Pancho Villa balaceó el lugar y tienen enmarcado el balazo que dejó a su paso, ahora es todo un souvenir del lugar. La historia sobre el hecho la escucharás mientras comes opíparamente.

Después, podrás disfrutar de la Ciudad en su etapa nocturna, sin embargo sería bueno regresar a tu hotel para que continúes tu viaje.

Después de esta experiencia, seguro querrás conocer más sobre esta impresionante Ciudad porque, lo que arriba te menciono, es apenas una pizca de la riqueza que guarda.

Así que, ¡buen viaje y te esperamos pronto!